jueves, 10 de agosto de 2017

Ciro Mejía

                                             
Por: Judith Molina

21 años aproximadamente han pasado desde que Ciro llegó a la Universidad de Oriente (UNIVO), en la actualidad tiene 20, ¿Cómo es posible?, “venía a la universidad antes de ser un feto, mis papás estudiaron aquí (UNIVO). Desde que nací mamá me traía, recuerdo las paredes eran grises, y en vez de estar en kínder estaba en la universidad”.  
La capital salvadoreña, en Centro América lo vio nacer en 1997, joven que ha crecido en Estanzuela Usulután y Los Jobos San Vicente, ambos departamentos de El Salvador.


Los estudios los ha realizado en diferentes institutos formativos, de 1° a 4° Centro Escolar Los Jobos, 5° Centro Escolar La Arenera, 6°-7° Centro Escolar Puente Cuscatlán, 8° en South Middle School, Brentwood New York, Estados Unidos; 9° Centro Escolar La Arenera. Posteriormente finaliza la educación media en el Instituto Nacional Ernesto Flores, El Triunfo Usulután.

En la vida todo es un proceso y de niño Ciro tenía visión y sueños por cumplir; el aprender inglés básico en Estados Unidos y un intento fallido para entrar a la Escuela Militar lo lleva a decidir educarse en Licenciatura en Idioma Ingles; a su corta edad estudia cuarto año, “mi mamá quería que yo estudiará inglés, quería hacer algo diferente, educarme en aviación que es lo que me apasiona, pero cuando apliqué tenía 16 años, y el requisito eran 17”.

Muchos se preguntarán ¿por qué no se quedó a estudiar en los Estados Unidos?, Ciro tiene la respuesta, “fui con visa de turista. Además, quiero a mi país, el me necesita. De que sirve llegar a un país donde seré uno más, si queremos cambiar a El Salvador no me quedaré a esperar que alguien más lo haga; no voy a ir a querer cambiar una nación que ya está desarrollada, cuando puedo ayudar en el mejoramiento de la mía”.

La responsabilidad y esfuerzo abren muchas puertas, gracias a ello Ciro, está al frente de la coordinación en el Programa de Honor Liderazgo y Competitividad de la UNIVO, fue pasante en la Oficina de Relaciones Internacionales de la misma universidad, “esto le abre la mente con miras al ámbito internacional, el área educativa es coeficiente ganas o ganas”.

Ciro, hace honor al popular adagio “lo que de tu mano derecha que no lo sepa la izquierda”, pero en esta ocasión confesó lo que hace por ayudar a tener una mejor sociedad, “la buena obra es de dejarla ahí escondida, no soy bueno hablando de ellas. Pero no queda de otra que mencionar mi desempeño en programas de la iglesia, trabajar con jóvenes en pastoral juvenil, efectúo voluntariados, porque son contagiosos, veo haciendo algo bueno y busco hacer lo mismo; y el objetivo que los que me observen también lo hagan por un mejor El Salvador.
“quiero ser una célula que se multiplique por medio de otros para una mejor educación e identidad cultural”

No hay comentarios:

Publicar un comentario